sábado, 29 de octubre de 2011

Aparece el cuerpo fragmentado...semilla de la energía solar...(Mapa Eléctrico. 1. Borrador)

foto de Daniel CC


(…pensó Epicuro una vez que ‘en nada se parece
a un simple mortal quien vive entre bienes imperecederos’…
…y me atrevo a añadir yo que tampoco se le parece
‘………quien entiende la electricidad………’…)


….no sé si guía el Amor este tren, o si es el tren el que lo transporta, lo arrastra,
sobre las vías, Muchacho, hacia algún tipo de inevitable –y desconocido para mí- azar. 
Se enciende y se apaga esa luz todo el rato en mi cabeza. Es pura electricidad.
Aparece en mi mente el cuerpo fragmentado pero aún así amable, y su fragilidad
se hace deliberada al mostrarse como medio material o recurso estético
para desconozco todavía qué fin. Consciente como es de que, haga lo que haga,
en algún momento llegará a un final. Hagámonos visibles los cuerpos todos pues,
siendo conscientes de que vamos a morir. Recorramos el duro camino
de la continua búsqueda de afecto sin efectos especiales, ni tampoco más efectos personales  

que un hatillo amarrado a un simple pero hermoso palo que sirva siempre para sujetarnos,
nunca para golpear o amenazar. Ni a nosotros ni a los otros. No caigamos
en tan sucio lodazal. Miremos tras la imagen dibujada en la vidriera.
Adivinemos bajo los finos surcos trazados qué delicadas manos la conformaron. 
Contémonos algo a nosotros mismos (no ya a los demás) de nuestro pasado. Algo 
que aún no sepamos. Y dejemos al mundo en silencio…………………………………
……que descanse el mundo de nosotros……y nosotros con él………todos en paz……

Muchacho, las raíces absorben el agua y la comida del suelo…y también sirven
de ancla al árbol, fijándolo firme en tierra. La hoja parece débil, pero es
sabiduría y fuerza toda ella; sabe valerse para crecer
de la esencia de la energía solar. Es poderosa y eterna……
…y aunque sabe que caerá, se alimenta y se agita igual, disfruta el viento,
el agua y el sol. Es una amante radical. Incluso cuando cae
y se la pisotea, regala un crujido, un estruendo, una melodía magistral.
Concentra en sí misma el Universo durante ese ínfimo, efímero sonido. Lo hace vibrar………

Cae la tarde, me cuenta Muchacho, y describe entusiasmado la belleza 
del reflejo de un árbol sobre el lago que ahora dejamos atrás. Y mientras le escucho,
no puedo evitar pensar en los signos delatores de los humanos…
Caderas, vértebras, cráneos…; nuestro tronco, tallo.
Ligamentos, sangre, tendones…; savia y ramas.
Humores, latidos, emociones…; frutos y bayas.

Me imagino con su relato el lago del futuro, el que en unas horas será
cuando esté bajo la luna, con el cielo invertido, vertido, como un reflejo,
sobre él; imagino las ondas que producirá en ese futuro ‘ahora’,
de repente convertido él mismo, por obra y gracia de ese reflejo,
en un acuoso cielo estrellado………hasta que vuelva a amanecer…………



(...cantaba Tíbulo en sus Elegías que…’ya vendrá la Muerte,
oculta en sombras la cabeza,
ya nos arrebatará la edad inerte
y no convendrá amar, ni decir caricias
con la cabeza cana…’…pero por ahora callo,
no es momento aún de explicarle esto a Muchacho,
él, que todavía es joven, un dios inmortal,
no se merece la pena de conocer su destino humano,
él, que aún es pura electricidad…………)

14 comentarios:

  1. ¡Bendita la electricidad! En todas sus formas, desde los leves chispazos que nos recorren generando un agradable cosquilleo, hasta las tormentas eléctricas que nos alteran de arriba y abajo y nos dejan perturbados por un tiempo. La energía que alimenta nuestro esqueleto y nos permite sentir con mayúsculas lo que nos rodea en todo nuestro cuerpo. Celebro que Muchacho esté empezando a experimentar sus efectos y aprendiendo a jugar con la electricidad, a percibirla y gozarla. Las reflexiones de Maquinista desde su cabina siempre resultan interesantes, propias de un buen viajero, acostumbrado a otear el horizonte, con tiempo para preguntarse sobre lo que ve, y lo que siente cuando ve.
    Brindo hoy por la electricidad pura de Muchacho, y la de Maquinista quizás de menor intensidad pero allí aparece en cada una de sus letras, y sino además siempre puede uno suplir la electricidad con más madera en la caldera, toda fuente de energía es bienvenida... como los árboles, recolectándola de todos lados, del suelo, del sol, de la lluvia.
    Un abrazo y que disfrute de su domingo!!

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que a los 17 se me dio por despertar en la agonía de un murciélago; y su pellejo atascado en memorias frutales me dijo:
    - Todos vuelan y todo vuela, sólo los que no vuelan escuchan el silencio...

    Los que nacemos con un palo ultra-efímero y adicto a la transformación sabemos que todos los cuerpos son de cristal, unos pocos se atreven a quebrar.

    No me meto en las vías de nadie, mucho menos de usted mi amable maestro (bajo este cielo rojo amarillento), pero no me parece recomendable pedirle los ojos a Muchacho, a usted le lastima esa vieja memoria de tormentas (es como un hueco en la biblioteca),,,

    Nuevamente, disculpe la intromisión, pero creo que una lágrima suya saltó por la ventanilla y ha crecido un fantástico limonero entre los matorrales, de caleoidoscópicos jugos elementales... Cuando pase por el frutillar le convidaré algo de lo que he juntado;

    Somos un revuelto de intermitencias en plan de hacerse Final (en realidad con minúscula). Por eso, si seguimos, aún así, es que somos Principio,
    y por la electricidad, a mi a veces los campos de frutillas se me ionizan; y, no se ría, el mate cocido me baja por el esófago como una verde cosquilla. Entonces todo me sonríe (a veces),

    de las otras, ya lo hablaremos en otro momento, Un enorme abrazo desde Argentina, a mi también me dan frío los guardapolvos blancos, creo que a usted le pasa igual,

    Nos vemos. Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  3. muy interesante, la verdad que últimamente me di cuenta que tengo una especie de obsesión con los árboles y esa comparación donde usas las raíces y las hojas("Muchacho, las raíces absorben el agua y la comida del suelo…y también sirven
    de ancla al árbol, fijándolo firme en tierra. .....")
    me dejo pensando, comparaciones, ideas para escribir... simplemente gracias :)

    (PD: leí algunos de tus textos anteriores y me parecieron muy buenos)

    ResponderEliminar
  4. Cierto, Aka, ¡benditas la electricidad y todas las forma de energía!! A mí me gustan especialmente las tormentas eléctricas, los miles de rayos de imponente fuerza y belleza, el cielo iluminado y fragmentado, estallando... Y qué decir de la energía, el alimento, pues somos aquello de lo que nos alimentamos y transmitimos la energía que producimos, así que mejor que sea de la buena para que nuestras manos, corazón, ojos.., sean generadores útiles y no meros ‘cables conductores’ de lo ajeno...
    Sí, Muchacho es pura electricidad, no hay más, y tiene que aprender a tratar con ella. Maquinista ya se maneja con otro tipo de energía, sí, pero no creas, de repente le sobrevienen los chispazos y sale de él un rayo poderoso como pocos ;)) Pero bueno, por ahora sólo salió el borrador...no se subió al tren todavía el cartógrafo (me llega ahora un telegrama y me dice que intentará subir pronto, que nos ha visto un poco perdidos entre tanta luz cegadora y que nos dejará al menos un pequeño mapa, a ver si es cierto...yo, por si acaso, sigo con el viaje ;))

    Abrazos y feliz semana! (el domingo fue muy bueno, espero que por ahí también!)

    ResponderEliminar
  5. Señor Ojeda, por supuesto tiene usted permiso para meterse en las vías y en todos los recovecos de este tren, faltaría más. Puede incluso cambiarnos el rumbo de vez en cuando, aceptamos esas bromas (eso sí, no me ponga dinamita, más que nada por el resto de viajeros y, sobre todo, por mi pobre Muchacho ;))
    Además, lo hace con una muy buena observación y es que, cierto, no es bueno pedirle los ojos a nadie. Los órganos vitales-sensoriales-emocionales, mejor los de uno, aunque estén defectuosos. Si acaso, aceptar la generosidad del que nos echa una mano y poco más....
    Quizás tenga razón y hay en los míos una vieja memoria de tormentas, y por eso no ven (o no quieren hacerlo), (reconozco que aquí me acojo al derecho del silencio del que no vuela y no confesaré...) pero no tema por Muchacho, él me cuenta por pura diversión, y porque es joven y le cuesta callar, y a mí me gusta escucharle...;))
    En cuanto a la segunda (intro)misión reconfortante, puede ser, a veces se me escapa alguna y bien pudiera ser que saltase afuera, pues al caer la tarde suelo abrir la ventanilla, como bien dice usted. Me parece extraordinario que lo que ha crecido entre los matorrales sea un limonero, pues fue justo ése el árbol que hace unos años partió un rayo en la casa de mi madre...curiosa nueva electro-conexión.....Seguiré pasando de tanto en tanto por el frutillar y buscaré con cuidado esos zumos que haya usted juntado....intrigada me deja...

    Me encanta la imagen de los campos de frutillas ionizados, temblando magnéticos y electrificados, como en un estado de shock primigenio, tan necesario para llegar bien al final... Y no me diga usted ‘no se ría’ si no quiere que se me dibuje desde ese mismo instante una sonrisa ;))

    Con los guardapolvos blancos tengo una relación contradictoria, no se vaya a creer, a veces me dan frío, sí, pero a veces necesito ponerme encima unos cuantos para sentir calor...o incluso simplemente observarlos en otros...sin más...me quedo pensándolo.....

    Un enorme abrazo desde la cabina, hoy al lado de montañas y cables de tensión ;))

    ResponderEliminar
  6. Es curioso cómo resulta que andamos todos conectados, como en una suerte de circuito eléctrico, pensando en lo mismo (en este caso los árboles...) y quizás de formas similares, complementarias, que nos ayudan a crecer y a alimentarnos entre todos. Una suerte y una alegría saber que le dejé pensando, con nuevas ideas para hacer crecer nuevas ramas...convertiremos al tren en pájaro y, cuando estén firmes, nos posaremos un ratito en ellas..;))

    Y gracias a usted, Mr. Nobody, por pasarse, transitar los vagones de atrás y apreciar lo que encontró ;))
    Un abrazo y silbidos de vapor....

    ResponderEliminar
  7. Me parece tan hipnótica y apacible la sensación de dejar al mundo en silencio, construir ese puente donde a cada lado poder descansar nosotros de él, tanto como él de nosotros; una imagen realmente bella.
    Me imagino una pausa en la vida, siendo raíz primera, fluir en intensidad mientras vamos depositando recuerdos vanos y otros enseres de alojo inservible. Renovarse desde la simiente, confrontándose a los dioses hasta batallar por una paz real, por un simple diálogo entre dos humanos. Saber complacerse con lo escaso.
    Cuando se provoca una tormenta siento que somos tan efímeros, que estamos tan perdidos en el mundo.
    Ella; violenta y sabia, se alimenta de los recursos al paso, como nosotros, que crecemos y nos anidamos a un hogar por necesidad, porque deseamos crecer, sentirnos libres –aunque nos atemos tantas veces, inconscientemente.
    Quisiera cada día aprender del árbol, como bien narraste, guarda una sabiduría encomiable, que difícilmente llegamos a comprender. Crece alimentándose de la herida, de esos golpes que recibe y sin embargo no yerman su voluntad. Nosotros perdemos en rencor, en rabia. Y así jamás se crece, jamás se sabrá lo cerca que estamos unos de otros.
    Me sentí triste finalmente, en este momento soy demasiado consciente de cómo somos a veces –muchas.

    Sin embargo he viajado largo y emotivo leyendo sobre tus raíles. Es un texto delicioso y franco. Lleva mucho pensamiento detrás de él, pero sobretodo, corazón. Así lo sentí.

    Por esta vez paré a saludaros, no me lo tenga en cuenta si no soy demasiado continua en la posteridad.

    Agradezco nos haga soñar.

    Un abrazo amable.

    ResponderEliminar
  8. Buenos días, Yo,

    Pues justo eso mismito era: descansar todo de todos y viceversa, consiguiendo una pausa en la vida para volver a ser raíz primera y fluir, dejar lo inservible a un lado y hacernos el hatillo (sobre todo el de la memoria, y en especial la que aún no fue...) con lo necesario, ni más ni menos.
    Me gusta cómo te hace sentir la tormenta, y cierto es, anidamos por necesidad (algunos afortunados también por gusto ;)), y nos atamos tantas veces a donde no debemos...
    Estoy en época ‘mixta’: crecimiento y alimento personal, como el árbol, y lucha interna contra lo que me provoca rabia para aprender a echarle el freno al rencor y al veneno (¡ahí acertaste de pleno!).
    Pero sobre todas las cosas, estoy amando, y deseando crecer más. Así que sólo puedo pensar en electricidad...
    Y sí, había ‘trabajo meditado’ detrás, pero mucho más corazón, he de confesar. Agradezco pues que sintieras el latido. (Incluso agradezco el triste sentimiento al final, eso es que algo importante te moví dentro –como puedes ver, hice caso, y te quité el usted. Es que a veces me sale una ‘formalidad’ terrible, como de señor mayor, que en realidad no tengo...ni soy... –será este espíritu de Maquinista, y el humo, y el carbón...-

    Muchísimas gracias por el comentario y sobre todo por parar a saludar. No te preocupes por la continuidad en el tiempo, yo ya ves que poco suelo parar por otros lugares (a veces incluso echo un ojo por la ventanilla y ni me detengo –suele ser por falta de tiempo o porque lo que veo me golpea y tengo que cerrar... en cualquier caso, digo lo mismo: pararé de vez en cuando, y no me tenga en cuenta si no me paro a charlar ;))

    Un fuerte abrazo y un silbido de vapor, que espero se oiga entre el fuerte viento al que hoy le dio por soplar....

    ResponderEliminar
  9. Creo entender que todo es energìa, en ese camino ,la materia se va transformando en cada rincòn donde llega la percepciòn de los protagonistas, a Muchacho le va mostrando como estamos rodeados de pura energìa.

    Me ha gustado mucho tu blog

    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar
  10. Muchísimas gracias por el comentario, Fus, y bienvenido al tren ;))

    Es verdad, somos pura energía, y no debemos olvidarlo, incluso en el más pequeño rincón se produce siempre ese efecto transformador, tan necesario para que se dé y se mantenga la Vida.

    Un abrazo y un silbido...

    ResponderEliminar
  11. Yo solo quería decir que bendita energía. Somos electricidad y sin eso no hay nada.
    Breve :P

    ResponderEliminar
  12. Me sonó un poco poético. Vaya analogía. Te sigo.

    ResponderEliminar
  13. Bendita sea, Ina, pues cierto es que lo somos..
    Y breve también es el tiempo que dura un rayo y no por eso deja de ser poderoso ;))
    Gracias por darte una vuelta!

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por subir al tren y por el comentario, Bellarte; muévete por aquí con total libertad, no tickamos.
    Bienvenida..

    ResponderEliminar

viajeros que han cogido el tren.......