lunes, 9 de abril de 2012

El fantasma y el funambulista (Viajeros. 4 y ninguno)








 imágenes de la red - retoque 121212


Según la posición del sol, un cuerpo, una sombra, un lugar, pueden parecer distintos. Ser distintos. Incluso un vagón de tren puede convertirse en otro espacio, otro mundo. En él también se vive plenamente el cambio de las estaciones, y diferentes atmósferas se generan para que un mismo habitáculo pueda, según el ángulo en que se pliegue la luz, ir cambiando de apariencia. Incluso de forma…


Las formas de mi des-apariencia simple 
nunca responden a razones complejas.

Las razones de la precisión de mi complejo salto 
siempre son, en apariencia, simples.

La vibración de una sutil sensación ajena 
es lo que me da fuerza.

La sutil fuerza de la vibración de la cuerda bajo mi piel 
es lo que me hace sentir.

La belleza está en lo apenas visible y con ello construyo 
mi camino por entre vosotros.

La luz es el material más lujoso y con ella construyo
mi camino en el aire.

El grosor de los muros, 
arenisca entre mis pliegues.

La ligereza de la cuerda, 
viento bajo mis pies.

La repetición que os conduce al fin, 
os llevará a la extinción. No hay escapatoria.

Los límites que me impone la física, 
me obligan a la repetición. No tengo elección.

La muerte no es más 
que un sueño frágil.

La vida no es más 
que un breve salto.

Lo que crece deja de sentir el latido de la vida
para concentrarse en el artificial tic tac del tiempo inventado 
hasta que éste se agota y ha de dejarse a un lado.
Como en un sueño.

Lo que crece no responde jamás a un cálculo 
programado por sí mismo, 
sino por la propia existencia que lo envuelve 
a medida que le regala el tiempo y transforma su volumen. 
Como en un salto.

El horror al vacío, el horror vacui. 
Ahí, entre su nada, 
os habito.

El vacío como fuente del salto. 
Ahí, en su posibilidad de todo, 
me deshago.



El no-ser como punto de partida 
de la vida antes del movimiento.

El ser como recreación de la muerte 
a partir de un movimiento de mi pie.




Elévame hacia donde desaparece 
la medida de todo lo que existe.

Húndeme donde todo posee la delicadeza 
de tu ausencia de salto.





La barca a la deriva con el timón quebrado.
El amanecer, la flauta. El olivo.

"Y porque callas, ya no eres tú el lenguaje.
En ese momento disfruté de ese verso porque lo leí"

y comprendí el amor. El amanecer.


Sonaba la flauta 
hecha de olivo…

25 comentarios:

  1. Lejos de buscar la metamorfosis en cucaracha, te elevas hasta convertirte aire. Aire deseado por quien pueda respirarte, se entiende.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...nada como elevarse y dejarse respirar (o incluso colarse de un salto en tráquea ajena xD)

      Eliminar
    2. hum, nada como bacterizarnos víricos perdidos, supongo.

      Eliminar
  2. El vacío como fuente del salto...
    de la nada solo se puede crear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La nada, esa maravillosa posibilidad infinita...

      Eliminar
  3. Después de esa consecución de hechos, solo puedes ser. Es una buena elección, seguro. Una buena manera de estar.
    Un saludo, maquinista :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser y estar a la vez, la más difícil conjunción y por eso la más buscada. Todos queremos 'autocompletarnos', como si fuésemos un sencillo pasatiempo ;))

      Abrazo!

      Eliminar
  4. Las arañas que según el reino son los que más saben de la vida (y de ese objeto sujetable -y aún así indómito- llamado realidad) me han dicho que todo aquello que los humanos señalan como "Suceso" no es más que una casualidad tan sagrada como ir caminando por un pasillo y de repente -por acción del sol, el ángulo y otros caprichos imperceptibles- ver una telaraña; si esa telaraña sólo existe en un grado X, bien puede ser que nosotros existamos en la misma tendencia y casualidad.

    Entonces (frente y dentro) rodeados por tanto dado sideral como no saltar breves a la vida, si todo es relativo. Si el gerundio nos resume a la unidad mas completa que haya visto la galaxia,

    Nosersiendo-Nosenciendo-Nosersiendo-Nosersiendo-Nosentiendo-Nosersiendo... Así corren las ruedas del tren por el reino,

    Enorme abrazo Maquinista!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casualidades entretejidas, descubrí ayer mismo que las arañas tigre pueden vivir 150 años, y crear tantas telasdesí-realidades como les dé la gana o la inevitabilidad de su condición, según se quiera inclinar el plano para mirar desde uno u otro lado...Es curioso, me sorprende siempre sobremanera cuando al ir a tender la ropa mojada en casa de mi madre, en el campo, de repente me giro un centímetro y se me presenta en las narices, como una puerta a otra dimensión, la mencionada telaraña. Y el espacio se detiene en un microsegundo, el que tardo en ser consciente de que estoy ante una obra majestuosa de un, sin duda, ser superior, y vuelve a rodar el mundo tras ese otro microsegundo que tardo en sacudir la cabeza y continuar con la tarea... supongo que el ser humano necesita de la capacidad de des-maravillarse todavía más de lo que necesita la de maravillarse ante todo lo increíble que nos rodea. Si atendiésemos a lo sagrado que no somos nosotros viviríamos en un estado tal que rayaría la drogadicción-iluminación suprema....o algo así....como un gerundio vital sin fin....

      Al ir dentro del tren nunca puedo ver las ruedas en movimiento, así que gracias por el espejo y las señales de humo y tamtam a través del cristal...ruedasviendo-ruedasoyendo-ruedasviendo-ruedasoyendo... ;))

      Fuerte abrazo y silbidos humeantes-tamtámicos ;))

      Eliminar
  5. "Las razones de la precisión de mi complejo salto
    siempre son, en apariencia, simples."
    Perfecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...supongo que la búsqueda de la perfección, igual que la caída, es algo inherente a cualquier salto...
      Un saludo ;))

      Eliminar
  6. Ciertas partes textuales son tan livianas como el aire. Desaparece todo lo que existe. Una apoteosis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...y hacia la desaparición vamos, así que vayamos aprendiendo a nombrarla, por si no somos los primeros ;))

      Eliminar
  7. mi condición de ser en tus palabras y desvaneciéndome al mismo tiempo..
    "Elévame hacia donde desaparece
    la medida de todo lo que existe.

    Húndeme donde todo posee la delicadeza
    de tu ausencia de salto." Bello..
    En este día de extrañas sensaciones, de las nubes que dejan un resquicio para el sol,
    la luz me ha cegado mientras leía estas lineas:
    Me sumerjo en tu tibieza. Recorro tus rincones más recónditos, tu pozo transparente, tu tumba descarnada, tu cripta enmudecida. Me busco en tu mausoleo de memorias pero no me encuentro..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer recuperé la memoria del 'Elogio de la sombra' de Tanizaki, y ahora lo veo claramente en tus palabras. Creo que el profundo conocimiento de la sombra y el silencio que intuyo siempre en tu blog y ahora aquí es sencillamente maravilloso. Como una pequeña mariposa o incluso una ínfima motita de polvo revoloteando por entre las partículas de luz que se cuelan por una minúscula rendija...la belleza hecha volutas...
      Egoístamente, prefiero que no te encuentres, para que no dejes de buscarte y traigas nuevas postales a tu bazar ;))

      Un abrazo, Paula!

      Eliminar
    2. Acabo de leer tu respuesta! Y me ha venido como anillo al dedo que recuperes de la memoria ese ensayo de Tanizaki, me hablaron de el a principio de curso y el rescate ha sido una buena sorpresa para mí también, lo tenía olvidado.
      Lo leeré con tiempo...!
      Y gracias de nuevo por tus palabras como siempre:)

      Eliminar
    3. Vivan las coincidencias-conexiones! (y más si son sobre algo tan fabuloso como esa pequeña joya que es el ensayo de T...)
      Cómo me alegro de que el tren te lo haya traído de vuelta, te acabo de ver subirte en marcha y bajarte de un salto al poquito, agitando el librillo a modo de sonriente despedida ;))
      Gracias a ti por ir y venir!

      Besos!

      Eliminar
  8. Simplemente exquisito, veraz, movedizo, arraigado.
    Y yo que tanto gozo hallo en el salto.
    Un placer encontrarte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se advierte claramente la potencia del próximo salto en la planta de tus pies, gracias por poner aquí una cuerda o línea de tablillas, lo que prefieras para deslizarte...

      Un saludo!

      Eliminar
  9. Eso sí que fue pura elevación..los párrafos se volvieron nubes, ecos, posibilidades. Un moverse de las letras como punto de partida para dejar de medir y al fin ser un poco más. Eso es apertura, material de lujo...tanto como la luz.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabar con las medidas, reformular volúmenes, descorsetar las formas...que el movimiento y la respiración respondan ambos a la condición etérea que nos flota por dentro como una nube, que resuenen con ese eco tan lejano y pasado que casi nunca recordamos........hacia ese giro de la luz y la sombra intento dirigirme...

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  10. Me endoso el verbo a la carne, en cambio es desde la carne desde donde formo la palabra. En ese verso que leí por encima del hombro y sentí en el corazón. Un poeta, Rene Char en su poema pulverizado dice “poesía, la vida futura en el interior del hombre recalificado” y así, sin calculo pero en un medidor, el paso, otro paso, el peso de la sola voluntad, en cambio, la palabra-poesía reinventada en un ser reinventado reinventándose. Las togas retienen la razón y el deseo, el poema desabrocha la toga y lidera y reescribe la profecía citando cosas no presentes, despertándose y despertando un cuerpo, le lentitud de sufrir el desgaste, cito el luto pero el luto es la toga, quito la toga y como un silencio funambulesco rodeo la palabra de ausencia, la palabra entonces habla, es hablada con lentitud húmeda, tibia y orilla a la vez de un ser.

    Es un placer observar, verificar, dejarse mentir en la versificación de tus vías para alojarse, contemplarse, retomar el ser.

    Un fuerte abrazo y feliz final de viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será nuestra voluntad la que nos lleva a reinventarnos en la poesía, o la voluntad de la poesía la que nos reinventa?... Quizás tenga más peso lo segundo, aunque queramos pensar siempre en la importancia de lo primero, pues ahí, en esa posición, es donde nos solemos colocar a nosotros mismos. Así, por ejemplo, por pura voluntad del azar poético, la casualidad me trae últimamente, todo el rato, a René Char, y justo esta mañana leía que ‘somos una chispa de origen desconocido que incendiamos cada vez más adelante’, como ‘en un medidor del fuego, la hoguera, otra hoguera, el incendio de la sola voluntad’... y allá delante, como una intuición visible en el horizonte, un espejismo ligeramente materializado, ya sea en carne o verbo, esa lumbre de la reinvención. ‘De las cenizas de las ruinas.....’ ;))
      Y digo todo esto y pienso en la formación de las palabras, en la prestidigitación significativa de un minúsculo cambio de consonante...y ya no me reinvento, sino que me reintento, y descubro entonces el origen del error, y le quito a la toga su ‘t’, y pongo en su lugar, quizás, una ‘v’, y de repente todo lo que es palabra en mí, voga, y le confiere a mi ser esa condición de orilla que nombrabas. Porque al nombrar tú la humedad, la tibieza, la orilla, las creaste aquí, y aquí están. Ahora. Gracias por ver el interior de lo presente aquello que se esconde, e incluso lo que no está, lo soñable. Lo que vive y perdura por el simple hecho de su condición imaginable, a-física, a-geométrica. A-.

      Cada vez que retomas el ser en alguna vía, das un nuevo giro a su esencia y el viaje no termina, sino que comienza, una y otra vez y otra....;))

      Otro abrazo para ti, y feliz comienzo del próximo...

      Eliminar
  11. Hola Maquinista!!
    Vengo desde el blog de nuestro amigo Juan Ojeda a conocerte,te he visto en sus comentarios pero ahora al nombrarte en su premio es cuando he decidido venir,de lo cual no me arrepiento,pues escribes con destreza y agilidad,siendo dueña de palabras e imágenes que deslizas en mi interior.

    Me permites ver/percibir diría mejor...que hay sombras que se asemejan a sus dueños,que existen alargadas y deformes según la luz que les ilumina,que varían su capacidad de andar de moverse,se quedan quietas,para desaparece siempre bajo la luz solar.

    Y el continuar aquí se debe a una casualidad? o a un cúmulo de incidencias que me han permitido llegar?,me han mostrado el camino y yo libremente he decidido seguirlo,creo que ha sido así,paso a paso nos acercamos sin remedio,aunque pudiendo evitarlo(pero sin querer hacerlo,claro)a ese lugar que nos espera,en este caso(imaginario)...tú.

    Felicidades por el premio,y me alegro de conocerte.
    Perdona la charla,me va saliendo así sin pensar.

    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estrella,

      vienes de un lugar fantástico, así que dejémonos llevar por la maravilla de coincidencias y azares y pasos que, guiando nuestras luces y sombras, traerán sin duda más de un encuentro entre nosotras ;))

      Siempre me parece que los mejores 'caminos' son los no trazados por nuestra planificación o deseo, aquellos que se imponen -aunque sea con sutileza- a nuestros pies, ojos, dedos, para que los recorramos y vivamos, hasta llegar a esa sorpresa que es el lugar que nos espera. Porque tú lo has dicho, 'el lugar que nos espera', y es que a veces es sencillamente así: se tumba el lugar a descansar, como un felino junto a la chimenea, sonriente, esperando a vernos llegar con una caricia entre las manos y la ilusión de lo sorpresivo a punto de explotar en el pecho...

      Felicidades a ti también, sobre todo por tener el cariño de Juan, sin duda algo de incalculable valor ;))
      Alegres también en el tren por el encuentro!

      Abrazo fuerte!!

      Eliminar

viajeros que han cogido el tren.......