viernes, 4 de mayo de 2012

Disfraz de pez azul eléctrico. (Viajeros. 5.)

pescado con red


 


-          Disculpe, veo que son dos aunque
siento que van a por uno. 
¿Qué desean?

- Cambiar el dibujo del baúl del viajero
que habita triste el fondo del vagón.

-          Está bien. Procedan a arrancar
 piel y motor. Son las 12:12.

                 


Todos me esperan allá, en la estación del norte:
el búho negro y atento de la noche,
la inocente fragilidad de todo aquello que no sabe que se rompe,
el rojo impoluto de tu nombre...

El siempre molesto acertijo. La tarea infame
de desgranar el desierto de la identidad
desde la entraña o a través del Otro.

Incluso acecha el intrincado laberinto de pesados días
por los que crujir de huesos y arrastrar
mi sudoroso cuerpo en fatiga y trabajo
mientras anhelo deshilvanarme los dedos para no volver al tacto.

Rechazo mi puesto en la fila de tareas y miedo
pero no surte efecto mi silencio.

Pasamos los ciegos la vida atando
más y más cuerdas a la máquina
trabajando en su perfecta sujeción
para que no se salga del plano,
y ahora descubro que ya no satisface su potencia
al voraz y caprichoso vientre


de aquel futuro inventado ayer.



A veces el tren es un pez azul eléctrico
y tiene escamas y resbala
entre mis dedos
la puerta de salida.



-          ¿Consiguieron arrancarle la piel?

-                  Imposible, la tristeza es en él
un animal demasiado escurridizo.


Y son ya las 21:21.

…extirpen el motor, por favor…





13 comentarios:

  1. Ahora me explico el amor por el mar, el cómo cuándo porqué de entrar al mar sin vestimenta ni laberinto. De cómo piedra haciéndose isla “haciendo estrellar el mar hacia arriba”, hacia la infinitud de aquello que desconocemos y que atraviesan tus vías de osamenta extendida más allá del acertijo. Ayer otro. Un mascarón sudoroso.

    El animal también suda debajo del mar. Aunque el animal sólo posea un rostro. Su gesto, su pasado es futuro, sin embargo… (maldito adverso)
    …obstinados Ocasionantes se lustrarán las botas con la piel de esos animales

    Un abrazo, caricia suave en su piel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al mar hay que ir sin laberintos, y es que no entiende más que de la honestidad. En él, el hombre intrincado se hace simple, delicado, se diluye su maraña de átomos conformando materia visible y cobra peso su vacío, ése que dicen que nos llena en más de un 70 %... Curioso cómo todo es insignificante, completamente irrelevante en medio del universo, y aún así nos sorprendemos porque, por ejemplo, hablas en este aquí de hace cuatro días sobre ‘la infinitud de aquello que desconocemos’ y que nos atraviesa, y ayer veía un documental fantástico y revelador sobre eso mismo, la creación del universo desde la nada, la posible infinitud del mismo, y cómo la materia oscura, ésa que desconocemos por completo, nos atraviesa continuamente, pues resulta ser de lo que está compuesto en mayor medida el universo............y así hasta el infinito ;))

      Y si se trata del mar, soy incapaz de sentir otra cosa distinta del amor.

      Abrazo y caricia para ti también..

      Eliminar
  2. Una tarea sisífica, diría. Intentar despojarnos de las pieles que los días nos pintan de manera tirana. En eso estamos, y nunca, parece, llegamos a ser sin piel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La piel...ese órgano tan increíble... tan fino y sin embargo resistente a todo, incluso a nosotros mismos, a nuestras ansias de mudar día tras día, nuestro deseo de perderla y nuestra manía de ensuciarla, en lugar de cuidarla como merece e ir viendo su transformación natural y hermosa.
      Abrazo!

      Eliminar
  3. El pasado es escurridizo, un animalillo de escamas difícil de localizar, capturar o extirpar aunque así lo deseemos en ocasiones. Quizás sea ésta su naturaleza para protegernos, para protegerse, para que un arrebato no nos depellejemos, pues al final crecemos cubriendo piel sobre piel, como en las casas cuyas paredes se van empapelando de generación en generación, y en las que cuando uno rasca descubre todas las vidas que allí han tenido lugar, pequeño arqueólogo el que nos habita nos permite revivir el comedor con su papel de diseño florido de los 50, los coloridos 60, los psicodélicos 70 o los austeros 90. El futuro inventado ayer debe reinventarse en una versión distinta, dejar que resbale el pasado hasta el lugar que le corresponde, aunque a veces le guste saltar o dar coletazos para alterar la superficie es el fondo donde habita, reposa y siempre vuelve... el futuro no inventado, el por venir es el excitante ;)

    Un abrazo grandote al ciego maquinista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aka!!

      Antes de nada, mil disculpas por la tardanza en responder!! Sin duda el tiempo se me escurre últimamente entre los dedos como el pequeño animal que es ;))

      Me gusta esa visión que das de las escamas protectoras del pasado, tan necesarias tanto para él como para nosotros... Me pregunto ahora cuántas veces no sucederá que esas 'pequeñas distorsiones' que creamos en nuestra memoria no son en realidad 'falsas pistas' que nos da nuestro pasado para que no podamos seguirle el rastro, para que él pueda permanecer intacto -y a salvo- en ese escondite que habita.....
      Me encanta el papel de pared! Incluso el horrendo, pues evidentemente todos tenemos un montón de recuerdos asociados a él (sobre todo aquellos cuya infancia transcurrió en los 80, como es mi caso ;)) Solemos creer que la arqueología sólo trata con lo acontecido y vivido hace cientos, miles de años, cuando en realidad podemos practicarla en el día a día, pues de ayer a hoy ya hay mil mundos perecidos..

      No sabes cómo me alegro de que esta entrada haya dado como fruto tu comentario, supongo que es el milagro de los peces que se multiplican, y así tus letras saltan y coletean en la superficie blanca de este blog... a ver si consigo provocar el de los panes en un futuro venidero!

      Abrazo enorme para ti!!

      Eliminar
  4. Arrancarnos la piel que a veces queremos desechar es como gritar miles de silencios. Cuando acabemos con la tarea también habrá silencio..pero un silencio envuelto de una piel diferente..

    Tu blog es como respirar aire fresco. Da gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las pieles mudarán y las voces también, es inevitable, pero habremos de encontrar la manera de mantener la esencia (no digo intacta, pues supongo que es imposible, pero sí brillante y dispuesta para el latido...)

      Muchísimas gracias por tomar aire aquí y dejarme participar de esta 'respiración asistida' ;))

      Eliminar
  5. Hola Maquinista!!

    Nos descubrimos a nosotros mismos como seres imperfectos y complicados,siempre buscando,siempre queriendo más y no nos damos cuenta que en nosotros mismos,en nuestro yo interno tenemos muchas veces la solución.Ya es difícil conocer de qué demonios estamos echos,qué fué de nuestros pensamientos más ocultos o de porqué llora nuestra alma,sí,además tenemos que tener en cuenta qué se espera de nosotros,hasta dónde somos capaces de llegar,creemos tener nuestra vida bien atada pero es frágil y escurridiza como las escamas del pez,imposible retener en nuestras manos y sin embargo,lo intentamos una y otra vez,a pesar de su dificultad.

    Si mirásemos más con los ojos del corazón,seguramente todo sería más fácil.

    Y creo que voy a parar ya Maquinista,que me lío yo sóla y me hago un nudo de corbata,y eso sin saber.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, Estrella!

      Eso es, siempre buscando. A veces me da la sensación de que algunos nacemos con esa 'imperfección' genética, pues este tren no puede en esencia dejar de desear lo desconocido y, por tanto, de buscar... Pero otras veces sucede que mi mañana es tan tranquila, sencilla y placentera, que siento que está todo en su sitio y que no necesito más. Como hoy, que entre otras cosas me he leído un libro mientras daba un paseo de vuelta a casa y se me quedó grabado un verso 'co inxenuo desexo do imposible' (con el ingenuo deseo de lo imposible, que me pareció sumamente tierno, pues cuántas veces no deseamos, del modo más ingenuo, que suceda aquello que, aún a sabiendas de que es imposible, no podemos dejar de esperar que acontezca.......y es esa ilusión, ese brillo, el que hace que sea soportable esta fragilidad que dices ;))

      No te preocupes por liarte -a menos que corra peligro tu salud, jeje-, me gusta cómo llegas a rincones que no esperábamos que salieran a la luz..

      Otro abrazo fuerte para ti!

      Eliminar
  6. El vientre del futuro siempre está furioso. Y mientras todos esperan en algún lugar nos vamos volviendo acertijo y vértigo y silencio en la fila de tareas que nadie escucha. Será tiempo de escucharse entonces la propia piel, la que grita debajo del dibujo, la que envuelve y hace frente al vientre voraz como un soldado..esa que puede ir conectando con las puertas de salida que las manos sí pueden sostener..

    (Me gustó mucho esta entrada..creo que venimos en la misma sintonía acuosa que busca salidas!)

    Un abrazo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El vientre del futuro es un lugar curioso como pocos, ya que tanto puede alumbrar la más bella luz como parir la más terrible de las tinieblas e incertidumbres... igual que ese acertijo en el que poco a poco nos vamos convirtiendo todos, a veces sin querer, a veces a conciencia, pero en cualquier caso oscurecemos nuestra piel para no tener que responder por las historias que cuenta. Si acaso el ojo la escuchara, quizás no habría mentira...pero es difícil, pues ¿quién quiere caminar desnudo en medio del baile de máscaras?...

      Muchas gracias por tus palabras, no sabes cómo me alegro de que te haya gustado y de que sientas lo acuoso que aquí hay y compartimos ;))

      Fuerte abrazo!!

      Eliminar
  7. Te leo y es como atravesar una nube y sentir el latido de su corazón de lluvia. Hay algo misterioso y acariciador en tus palabras, y me siento una hoja expuesta a los embates de tus vientos. Sin embargo, a pesar de los misterios que entraña, tu escritura no me es ajena, más bien todo lo contrario. Es más bien como la sorpresa que sentimos cuando pensamos con detenemiento en el acto(milagro)de respirar. A pesar de todos los avances, de la reducción de la vida a fórmulas, de la reducción de los organismos a sus componentes(pero no olvido, como enunciaba la Gestalt "el todo es algo más que la suma de las partes"), el hombre sigue siendo un misterio para el hombre, y la vida....Todas lo que la humanidad lleva enunciado encuentra su dimensión real y legítima en la entraña. Y ante esto toda palabra es superflua, y nuestro intelecto torpe. Y en este sentido nos hallamos tan a la intemperie como los primeros hombres, y nuestra sofisticada cultura occidental no es más que un andamiaje que apuntala la estructura de un edificio realmente vulnerable, tierno, y en pañales...Y no sé, quizás sea mejor así. Besos, querida!!! Nos vemos...

    ResponderEliminar

viajeros que han cogido el tren.......