lunes, 28 de mayo de 2012

Teorema fundamental de la geometría del erizo

geometric eye - abstract vector - from the web
 
 

A cada especie, su lógica,
a cada individuo, su afirmación.
 

Observo, inclinado hacia tierra,
sobre la charca mis púas.

Me descubro, repentino y nuevo,
ungiendo mi pelaje con el olor
recién conocido de las malvas.

Había oído que lo hacía antes incluso
de abrir los ojos o de entregarme al instinto,
al caminar pausado. Como el erizo

cavo mi tierno hueco en la húmeda tierra.
Dormiré en él gran parte del día. Mi hueco.

Mantendrá las formas y costumbres
de toda buena geometría. Será círculo
y dará cobijo. No acogerá el frío.

Hacia la noche desandaré mi sueño
y caminaré después por el bosque
cavilando
nuevas formas de defensa más efectivas
que el ancestral escondite interno.


Preservo siempre la métrica en cada una de mis púas,
y el peso ligero que ata mi cuerpo a tierra
me obliga también a adentrarme en mí.
Cada día como si fuera noche.
 





No niego que la forma en que se sucede mi forma
es hermosa entre el pelaje
aparentemente rudo y en realidad tan tierno
mas no puedo sino desear piel desnuda

ser yo vacío frente al espejo
para poder enfrentarme después al mundo
sin ningún tipo de complejo
o remordimiento. Mostrar
el corazón así, carne fresca latiendo.

Músculo sin escudo.


¿y quién no estalla en pedazos
cuando le abraza el erizo?
 
 
 
 
 




22 comentarios:

  1. Tenía que estar la palabra "tierna", porque todo es un bordado de ternura, y ese deseo final es la apoteosis mía, nuestra de ser sólo piel, carne fresca y corazón así...Un abrazo erizado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la necesidad no nace en pozo oscuro sino que brota en manantial de ternura, y se traduce su fluir en querer una piel desnuda, un olor fresco, un corazón crudo dispuesto a todo... la vida sin escudo como objetivo, anhelo...
      Abrazo tierno ;))

      Eliminar
  2. Carne fresca latiendo...(Y ahora pienso en mi pecho como en un frigorífico.) Y recuerdo que una vez un erizo vino a morir a nuestra ventana. Todo lo bello, aquello que merece la pena, pincha. La vida lo hace, sino no sería vida o nosotros no estaríamos vivos. Yo tengo esa torpeza de lunes, de fin de semana lleno de corrientes aire, y no sé barrer las palabras. Contemplo estas tuyas deseando piel desnuda también. Leyéndote me siento al abrigo de las cosas que nos son comunes. Pero yo llegué esta mañana y soñaba con piel, y se me hacían nudos en el corazón. Y llegas tú y pones tanta piel en este poema, que caigo en el arpegio y en la sonrisa. No sé, me temo que este comentario es desvarío puro. Quizás es que tu escritura se me antoja algo tan natural, tan pulsión(y a la vez algo tan extraordinario) como la lluvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Permíteme dudar, Vera, que tu pecho pueda ser un frigorífico (a menos que te refieras a la conservación perfecta de los nutrientes, que entonces sí ;))
      Generoso regalo el del erizo, yendo a morir sus belleza en vuestro alféizar para recordaros la vida y el amor a lo simple, lo minúsculo y perfecto...
      No diré que me desagradan todos los pinchazos, la verdad. Supongo que son el recordatorio de que hemos vivido, y eso nunca puede estar mal.
      Gracias por la sonrisa y el desvarío -que no es tanto como crees, en cualquier caso-, me sirven de espejo y me empujan a mí a sonreir también, cobijándome contigo en esa comunión tan necesaria como la nuestra. Hagamos de cada hueco un hueco inmenso en el que poder acoger a los demás ;))

      Bicos como sonrisas!!

      Eliminar
  3. …y el erizo al cerrar el ojo, su pestaña suficiente para enhebrar un carnaval de sangre, o…

    Ante la palabra (teorema) saltan mis púas pues es inevitable dejar sin disección su significado, “demostración” que encaja en la comunicación, en la razón, para ser (contemplado) “theosthai”-contemplar, y, apropiándose, del pasmo extático del consiguiente estado, “apoteosis” aquí le robo a joven Cuervo su palabra “apothéösis”-endiosamiento. Así que en este breve párrafo me agradaría darte piel erizada, volátil, y desconfiar de dios.

    He notado algunos cambios en tu espacio, recientemente también me vi movido por un ligero cambio debido a la posibilidad, simplemente de hacerlo. Demorar la vista disipando la prolongada teoría de los tiempos.

    Un fuerte abraz dado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la piel erizada y la desconfianza divina, así le sucedió al erizo. Y es que su teorema fundamental está formulado de tal modo que estalla al contacto de sus púas. Una geometría lógica como especie, absurda para el individuo. Necesita la protección y cobijo de su hueco, mas sueña con desvestirse de la forma que lo nombra; cambiar las afirmaciones y proposiciones que, supuestamente, lo definen. Saltarse la norma y la conclusión. Latir en carne viva para poder soñar otra naturaleza sin renegar de la esencia...
      Me lié, pero no releeré, no sacaré las púas al error ;))

      Aunque lo intento, los cambios en el blog son menos de los que me gustaría, pues no sé cómo ponerlo como a mí me gustaría... uno de estos días pediré ayuda, a ver si consigo adecuarlo al humor maquinista actual.. Los cambios en tu espacio han sido todos para mejor, es como si encontrase su propia forma ideal. Esa habitación con la iluminación perfecta es sin duda lugar para la creación y la contemplación. 'Un escritorio para todos', como bien dijiste ;))

      Fuerte abrazo para ti también (por cierto, el dado dice 6...)

      Eliminar
  4. Y desandarse las capas que el miedo va hilvanando. Y dejarse caer todos los trapos, que la centralísima ternura es la fuente y fuerza de todo lo demás.. Que estamos pasados de herir en defensa propia. Que la vida está debajo dando golpecitos..

    Hermoso escrito, Maquinista..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ...el miedo, ese experto tejedor......pero como bien dices, hay que dejar caer los trapos, todas las capas y capas de hilo cortando la correcta circulación de la sangre, el tierno fluir de la vida...
    ...tantas veces confundimos la defensa propia -e incluso la esgrimimos como excusa-, cuando nos iría mejor mirar de frente el espejo y escuchar al ojo que nos habla, al músculo que palpita...

    Gracias por subirte al tren ;))

    Fuerte abrazo sin espinas!

    ResponderEliminar
  6. Yo hablando de miedos en mi entrada, y me encuentro con esta maravillosa historia del erizo, cubierto de púas cuando se cierra, pero tierno y delicado por dentro. Más me pregunto si las púas como escudo son producto de esos miedos, esa necesidad de proteger nuestro interior delicado y tan susceptible de heridas con escudos que nos aíslan del exterior. ¿Cómo mostrar nuestro pequeño corazón bajo las púas? Lo que se ve son solo armas defensivas, un círculo perfecto que cierra hermético y da cobijo en su interior a un ser delicado... ¿Cómo puede el erizo desprenderse de esas púas que han ido desarrollándose con el tiempo, perfeccionando la armadura perfecta? Al igual que el erizo ansío vestir piel desnuda, exhibir el corazón aún a temor de sufrir los pinchazos de otros erizos u otros animalillos que andan por allí sueltos... pero que profundamente enraizadas están las púas, cuan difícil y doloroso resulta arrancárselas, el hueso a crecido alrededor de ellas.
    Magnífico poema, me encanta que escogieses al erizo pocos animales parecen más tiernos que ellos todo y ese cuerpo repleto de espinas.
    Un abrazo abierto sin púas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La púa nos habla de miedos, pero no por ello niega la posibilidad de la ternura y la caricia. Me gustan las púas del erizo, sí. Uno cree al verlas de lejos que son punzantes generadores de dolor, más al acercarse y tender la mano descubre que era pura apariencia, que el suyo es un tacto que no rechaza al otro más allá de lo visual. Acepta el contacto.
      Supongo que todos ansiamos esa desnudez, quizás no por la desnudez en sí misma, sino por la voluntad y seguridad que requiere llegar a ella. Aquí entre nosotros, confieso que, más que miedo al dolor que me puedan provocar los demás, lo que me aterroriza es que me invisibilicen. Ése es mi terror, ni más ni menos. Porque el dolor es soportable, estamos hechos para tolerar la mayor de las felicidades, así como las penas, pero el que no se le tenga a uno en cuenta, el que sea un mero espectador o actor de relleno cuando debería ser protagonista, o al menos secundario de honor…eso sí que me supera. Y supongo que parte de nuestra tarea para que esto no suceda es aprender a descamar esas púas, ir puliendo el hueso hasta llegar al tuétano, al calor interno donde uno no habría esperado que hubiese nada y resulta que allí estaba lo mejor, la esencia. Eso que mostrar al mundo como único.
      Un ramillete de abrazos como púas, que no llenos de.. ;))

      Eliminar
  7. leyendo esto he pensado en acariciar un erizo pequeño, púas no demasiado hirientes, goma elástica cosquilleando la palma de mi mano. No sé por qué pienso en las 8 de la tarde. Tormenta cerniéndose. Luz rara y el erizo y yo asistiendo a las explosiones, porque esto sugiere explosiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que estarías acariciando el erizo en lugar de arrojarlo al corazón de la explosión ;))
      Veo tus 8 de la tarde y pienso en las 6 de la mañana, que es a la hora a la que me suelo despertar sobresaltada, como a golpe de explosiones en el pecho....aunque después me duermo otra vez, y es infinitamente mejor que cualquier sueño anterior...

      Eliminar
  8. Como echaba de menos tu delicadeza...

    Te dejo con un instante, aunque no pertenezca a esa masa eterna de la que pensamos muchas veces desprendernos por el dolor interminable, sabes que por un momento estuve aquí contigo.

    Ya seas o fueses erizo o caracola, en tus innumerables formas, tu esencia siempre la creí inalterable, bella.

    Gracias por haber seguido a mi lado :)).

    Un abrazo para dos, o cuatro brazos amigos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cómo te echaba de menos este tren a ti, linda.

      Ese momento en que has estado permanece, llena un vagón entero con su aroma y sugiere toda una serie de futuros instantes por compartir.
      Las formas del mundo no se acomodan entre nosotras a costumbres, se re-estructuran a cada paso, a cada giro, latido o cántico. Se acercan a los días sin márgenes, sin punzante filo, y por eso su flexibilidad no daña. Tampoco su metamorfosis, ésa que esperamos siempre pacientemente, como se esperan las cosas buenas, al cobijo de una sombra en el campo de amapolas ;))

      Fortísssimo abrazo de todos los brazos que hay en mi hogar (incluidas patitas felinassss xDD)

      Eliminar
  9. Hola Maquinista!!
    Después de haber comentado la entrada anterior,no podía dejar la ocasión de subirme a tu tren de calor,amistad y cariño para Juan.

    Sigo aquí leyendo y me encanta tu poema,tu visión del erizo,fíjate qué casualidad el otro día,subiendo las escaleras de un parque cercano,me encontré con un erizo,no me lo podía creer,supongo que se habría perdido,pues al lado hay un poco de campo y seguramente salió a pasear y no encontraba el camino de regreso.
    Estaba tan indefenso en el asfalto!.Creo que son de los animales más tiernos,con esos ojillos mirándote y esas púas para protegerse del mundo exterior,todos necesitamos una coraza,para sobrevivir y nos dañen lo menos posible,dentro permanece oculto,nuestro tesoro mejor guardado,nuestra esencia,nuestro corazón,llegar a él,es un trabajo laborioso,apartar esas púas...tanta arma de defensa,pero si es perseverante y audaz,la recompensa siempre merece la pena.

    Nuestro hueco,nuestro yo,permanece intacto a las invasiones,solo lo dejamos ver,cuando nos rendimos y es cuando hay quién aprovecha para hundir la espada del dolor,pero aún así,a riesgo de aventurarnos hay que sacar nuestra piel fresca,abrir nuestro hueco y que nos de el sol,aunque tengamos siempre el peligro de quemarnos...tenemos que vivir!!...pero las defensas siguen estando.

    Buena meditación y contemplación de tan tierno animal!!
    Un besito cariño!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estrella ;))

      Como bien dices, hay ocasiones en que alguien aprovecha ese momento de apertura, de desnudez, para atacar, pero es un riesgo que hay que correr, pues cuando apartamos las púas también dejamos paso a quienes se acercan sonrientes, sin otra intención que la de compartir, de esencia a esencia...

      Los erizos son tiernos y encantadores, y reconozco que últimamente pienso mucho en ellos, hay un cuento revoloteando en mi cabeza y está lleno de púas ;))
      Ese erizo que te salió al paso seguro lo hizo para recordarte algo que necesitabas en ese momento, suele ser así... además, estoy convencida de que, igual que las mariposas blancas, da buena suerte que se crucen en el camino de uno (¿cómo podría la belleza no ser signo de buena fortuna?)

      Un fuerte abrazo, y gracias también por unirte al intento solar para Juan. Seguro algún rayito llegó ;))

      Eliminar
  10. El valor de lo interior, por fuera hiriente con puas y por dentro la ternura
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ...así es, por dentro siempre la ternura, y que no nos falte nunca...

    Abrazo para ti también (y gracias por venir asomarte al hueco del erizo ;))

    ResponderEliminar
  12. Quién pudiera mostrar siempre así el corazón desnudo, mostrarse libre de corazas y de espinas...
    Bello poema, Maquinista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Sí, quién pudiera....supongo que el intento ya merece la pena, y siempre da sus buenos frutos ;))

    Gracias por darte un viajecito, Sara.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Me ha recordado a un corto de animación ruso que se llama "Erizo en la niebla". Está en YouTube, puede que te guste. Todos somos ese erizo perdido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tres años y pico de retraso, leo este comentario! qué curioso...alguien entró a leer este viejo poema...yo lo vi, y lo abrí por el puro placer de recordarlo y ahí estás tú, con tu erizo en la niebla. Una pequeña maravilla. Muchas gracias ;))

      Eliminar

viajeros que han cogido el tren.......