domingo, 24 de junio de 2012

Reptil inestable


foto de University of Maryland - Medical Center


“…la apariencia de las vértebras
cambia a medida
que se baja
por la espina dorsal…”


En mi espina dorsal no hay firmeza.
Me mantiene extrañamente un eje inestable,
mínimamente elástico y sin duda quebradizo
más allá incluso de la mera fragilidad humana.
Tengo asimismo la debilidad del dios
incrustada en la médula.
Mas puede que también sea mi rectitud
sólo una ilusión óptica, ética y estética,
este mantenerme erguida mientras los pies en fango,
los sentidos embotados y el corazón a tientas.

Creo en mi espina dorsal tan rígida y en realidad
pertenece mi dirección a la danza
de un millar de vientos contenidos...




10 comentarios:

  1. Debe ser el escalofrío, creo que sí. Esa es su fuerza y su fragilidad. Un abrazo (salúdeme al chico de los gatos y ukelele)

    ResponderEliminar
  2. ...podría ser...el escalofrío es síntoma de frío o terror, pero también de cualquier emoción fuerte, además de signo de alerta...un escalofrío podría anuncia nuestra inminente muerte, pero también nuestra salvación, así que me vale ;))

    Saludos dados y devueltos con gusto -y ritmo y maullidos, of course!-

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Qué contradictoria nuestra naturaleza! Si son vientos los que nos dirigen nosotros deberíamos ser velas. Pero en realidad nos empeñamos en contener esos vientos en una caja de madera. Por eso tanta rectitud forzada y aparente. Hasta esa rigidez que nos llena de contracturas el alma.Pero bueno, a veces tengo fe de que demos ese paso definitivo que desate los vientos contenidos durante nuestra danza.Espero que estés mejor. Despliego mis velas para que el viento de mis besos llegue hasta esa ciudad del norte...

    ResponderEliminar
  4. Luchamos tan duramente por ponerle ataduras a esos vientos, cuando sería tan fácil extender los brazos, izar sonrisa y dejarse llevar.......supongo que convertimos esa 'contención del vendaval' en convención social necesaria para poder convivir entre extraños no por propia comodidad -pues no es agradable en absoluto- sino por tener controlados a los demás, al Otro, esa fuente inagotable de temores cuando nos acercamos a él con ojos y corazón cerrados...
    Yo también ansío esa danza, de a pasitos voy, lentamente, pero intentándolo...
    Grazie mile, estoy mejor, sí, por suerte mis contracturas no están en el alma ;))
    Se sintió ese viento, refrescó de lo lindo y estiró sonrisas en la noche del norte... reciba usted la brisa que mandamos desde aquí!

    ResponderEliminar
  5. Mi mano izquierda golpeada por la esquina de una mesa se contrae con el reflejo rápido de la otra para apretarla y explotar sus nudos, dicen que no es sano, que lo sano es dejar que pase el tiempo y no forzar las articulaciones, en cambio que les den un poco el aire y la luz del sol tal vez podría, se vería si tal vez pudiera, pero no nos dicen que es imposible frenear el impulso de escribir como si fuera desde la médula, al punto de tráquea o mejor dicho, de aplomo al punto de lo evidente. Al tentar el corazón, se está ofreciendo.
    Me han gustado algunos versos, sobre todo aquellos tras la rectitud. Tras aquello que separa lo real de lo irreal, lo divino de lo humano desplazándose el magnetismo “…la apariencia de las vértebras /cambia a medida / que se baja / por la espina dorsal…”tal vez nos apuntemos a nosotros mismos cuando olfateamos el miedo y nos cubrimos el rostro y dejamos el postfacio tal como deletreaba el maquinista avivando la caldera del destino. Yo me dejaría amputar el rostro si hiciera falta, creo que por ahí mi frente tiene como un cambio de guías, una arruga que cae verticalmente hasta el hocico. Mientras escucho de Ornette Coleman el disco “tomorrow is the question”
    Bicos.

    ResponderEliminar
  6. somos la contractura de un dios inexistente. Somos el viento metabolizando legumbres. Todo es tan bello que duele (y jode como nunca).

    ResponderEliminar
  7. Nuestra columna vertebral es tan diferente y sin embargo somos fragiles
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola Maquinista!!
    Esa columna,esas vértebras es nuestro eje anclado en la tierra,nuestro centro,lo que nos permite ser y estar en constante movimiento a pesar de su fragilidad,es fuerte motor que nos ayuda a movernos.
    Pero lo importante es que nuestra alma siga bailando esa danza que nos llena de ilusión y complicidad,la que nos hace sonreir y amar.

    Un fuerte abrazo con mi cariño!!!!

    ResponderEliminar
  9. Crear o morir.
    Aquí subiré 3 ó 4 canciones nuevas cada semana, suscríbete!!!:

    http://www.youtube.com/channel/UCzeTYtdgoAwqLeFtV05GHgA/videos

    Muchísimas gracias. En serio! :) Un besote!

    ResponderEliminar
  10. Hola a todosss
    os pido disculpas, pero la falta de tiempo me impide contestar en condiciones, aunque os agradezco mucho los comentarios y los minutos perdidos (o encontrados) aquí ;))

    eso sí, como presente, os dejo una canción per tutti...

    y abrazos!

    ResponderEliminar

viajeros que han cogido el tren.......