martes, 7 de agosto de 2012

Norma 06. London Calling y Emma responde...

foto de Revisora (Serie London Calling - Norma '06)


Hoy encontré este poema que colgué hace un tiempo en
un comentario en el fabuloso blog de Emma Gunst 
Me apetece compartirlo. Sin más. 
Surgió de una entrada suya en la que explicaba que
había un poema de Cristina Peri Rossi muy visitado, 
nombraba a Marilyn y llegaban seres hambrientos
de todas partes del mundo, cegados por 
el falso brillo de la carne...



1.890 hambrientos buscan el cuerpo 
desnudo, incluso ahora
que está muerto,
de la dulce descalza Marilyn.
Hallaron en lugar 
de su losa silueta
el hachazo de un poema.
Una mortal ruleta.
La lujuria hecha pedazos,
fantasía desfigurada. Real y dura
como una azada.

Olisqueaban los perros
un cuello, una boca, un muslo.
Unos cabellos rubios,
unas uñas rojas, media mano.
Pero les sacudió un trueno, 
recibieron un puñetazo.
Y sucedió todo a la distancia justa
que permitía ver,
si hubiesen querido,
de verdad y por primera vez,
sus pies cercanos.
Los pies limpios y arrugados
de después de la sal.
Los hermosos pies descalzos
de la perfecta mujer sin maquillar.

¿Qué habrá sido
de los insaciables
desde entonces?

¿Habrán agradecido el efecto catártico 
de aquellos versos, el disparo 
volándoles los sexos?
(Versos que, por otra parte,
no habrían encontrado
si no anduvieran espiando, creyendo 
rebuscar
como ratas famélicas
en sucios escondidos rincones
en lugar de en tan sagrado espacio)


¿Se habrán parado quizás a leer
lo que contaba Cristina
al pie de la imagen
o habrán escapado
de las palabras, calientes y vivas
como sus venas de humana?
 
¿Habrán quizás, pobres,
continuado hirviéndola en la olla
de la fantasía sexual? ¿Removiéndola 
en círculos, con la cuchara 
del acero de las oscuras dobles vidas,
con sus manos tecleadoras y frías?

¿Habrá comprendido alguno,
al menos uno,
la esencia de la grandeza
de la pequeña Monroe,
la delicada sencillez de su verdadero nombre?

Y es que casi ninguno lo sabía, 
pero alguno habrá que al fin se enteró
 
(quiero creer al menos en uno, 
quiero uno uno uno)

Marilyn no era ni más ni MENOS
que una, otra, pequeñita gran mujer.
 
Una normal y casual Jean…

(Qué pena, digo yo, que ninguno comentase el poema
sobre todo ése que, de pronto, seguro la vio…
……porque yo sé que hay uno……lo sé....hay uno.....)

10 comentarios:

  1. Ni yo lo comenté? Mala persona que soy!!!

    Recuerdo que quedé muy (bien) impresionada por tu visión de la historia.

    Yo, que no soy "El", igual comento...y te digo que así, con una entrada para el poema solo, queda PERFECTO.

    Un abrazo Maquinista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, linda!!

      jaja, tú sí que comentaste, que eres rebuena! (de hecho me alegró mucho en su día saber que te había gustado ;)) Lo del final de que 'ninguno comentase' se refería a los 'hambrientos' que buscaban a Marilyn..)

      Muchas gracias por tu visita y tus palabras. Me hacen mucha ilusión -ambas, viaje y vocablos- para qué negarlo ;))

      Fortísssimo abrazo!!

      Eliminar
  2. Ay, pues yo vi aquella mención en Emma Gunst, pero no vi tu poema. Es fantástico, Maquinista. Me encanta tu percepción de lo que contó Emma. Y algunas imágenes son realmente buenas, realmente he visto a esos hombres revolver con la cucharilla su deseo como si sólo fuera una taza de té. Y bueno, existe una gran metáfora en todo esto: Marilyn(Norma Jean) era un poema, y lo que ellos buscaban tan solo un cuerpo...Me encantó. Realmente bueno, querida(ya ves, Emma Gunst siempre haciendo las veces de musa...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Vera!! Tienes toda la razón del mundo, la inspiración EmmaGunstiana es inevitable e ilimitada, es imposible salir de allí con palabras vacías ;))

      Supongo que ella era tan delicada que las bestias enloquecían con su visión, su olor, la idea de su tacto... Pena que la historia siga confundiendo delicadeza y belleza con falta de fuerza o inteligencia...

      Bicachasso, hermosa!

      Eliminar
  3. Una bellisima mujer, regular actriz, en tu texto encontre una perfecta definicion: Marilyn no era ni más ni MENOS que una, otra, pequeñita gran mujer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hombres la 'endiosaron' y esa fue su perdición. Es una pena que no vieran su grandeza, la de verdad..

      Gracias por subir al tren ;))
      Abrazos.

      Eliminar
  4. yo me dejo engatusar por el falso del falso brillante, no sabría cómo decir... he de pensar que también, el ukelele, le sentaba bien a la querida Marilyn. He de decirte que la cabecera antaño, cuando se veían los railes oxidados... me gustaba una pizquita más.
    abrazos, te comento mañana cuando vuelva a leer el poema y tenga más acierto que a estas horas de la madrugada
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier hora es buena, y el acierto quizás no sea necesario (¿quién sabe dónde está o que forma adopta, de hecho?)

      Me gusta el ukelele. Sísísí.

      En cuanto a los (terribles) cambios en el blog, decir que se deben a mi inaptitud en cuanto al diseño estructural del mismo, que a mí tampoco me gusta y que no consigo devolverle su formato anterior (ni siquiera otro que me guste más, pero lo sigo intentando, jeje)

      Abrazzo

      Eliminar
  5. Marilyn me revienta un poco quizá por lo que tiene de falso mito, o ni siquiera mito, culebrón con final trágico ocurrido el siglo pasado. Marilyn me da un poco igual aunque tus palabras sean bellas. Aunque la idea que transmites vaya más allá del falso mito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que no soy una 'adoradora' de Marilyn, pero sí que, en cierto modo, lo siento por ella. Supongo que sabemos demasiado de su vida como para poder ver el drama, el culebrón, desde infinitos ángulos y compadecernos como de alguien a quien conocemos 'de cerca' mínimamente (aunque dicen que todo el mundo tiene una historia que podría romperte el corazón...)

    Sea como sea, gracias por darte una vuelta por aquí y por apreciar lo escrito. Merci beaucoup ;))

    Saludos!

    ResponderEliminar

viajeros que han cogido el tren.......