sábado, 6 de octubre de 2012

Abrigo para ir caminando el otoño... (Ecos y trinos.1.)




 Shoreline, de Graham Dean




..............................................…sólo los ecos de la memoria dicen

dónde estuve, quién soy 

a través de ayeres y montañas,

allá, a lo lejos, lo que fui 

permanece, permanece, permanece

dicen una y otra vez los  ecos

hasta llegar a ese punto en que pierden

el compás y ya no hay búsqueda posible

hacia atrás, todo fragmentado, o diluido,

hojas quebradas en tierra mojada

como las infinitas grietas de aquella imagen

aparentemente fija en el espejo

de las aguas, las pupilas,

esas que resultaron ser, tras mucho ser,

dunas

en ese desierto que de mí navego

para cegarme, una y otra vez,

ante la realidad

ese continuo declinar del verbo no-saber,

ese tintineo permanente de hojas nuevas, campos frescos,

juntos conmigo, mecidos todos

por el suave trino de los pájaros

de la brisa, y la vida arropándonos

alegremente

con su misterioso abrigo

para ir caminando el otoño…..






 Mazanges, de John E.C. Piper