viernes, 8 de febrero de 2013

Frenos de emergencia y falsas alarmas. Amelia 1.



(bajo la piel perfecta
la premonición certera de lo quebradizo.

Olga Muñoz)


hay ángeles que acumulan cielo y lo sostienen*

y resulta imposible decir 'cielo'
y acto seguido contener
la respiración, el movimiento, el vuelo

todo en suspenso después
de decir 'cielo' 
                 tan alto tan alto y               
 tan alto

caer
sin freno de emergencia

(* en el original 'arena')

"Ocurrió -dijo el gato- en la zona más desnuda, inhóspita y cruel del aire de 1.937. Allí donde ya no sucede nada, allí donde nadie, nunca más."




Quizás fuera su gravedad particular la certeza de saber 
que su libertad brotaba de los bordes
de esa herida que se abre en medio
de una casa y una casa y otra más, allá, 
sobre la línea de lo que existe muy lejos,
donde la ciudad deja de crecer y se queda oscura,
caída, sin ruina pero anclada sin remedio al suelo.

El suelo, ese moho invisible del que huías
girando el aire con tu extraña luz de color Amelia...



y sin embargo a media tarde
allá donde se agotan las fuerzas de los soles
todavía tienes sustancia y rostro y ardes

todavía a tiempo de alumbrar la vida


(Amelia, it was just a false alarm)

 




6 comentarios:

  1. hay terrenos de suelo que se miden por herida o límite donde viven aquellos que sienten así la rojez, el asalto, el dejarse cosechar como el llano en el cuenco del salto, por decir en el salto, a través del salto, sobrellevando el borde como camino al que poner anclas intimidatorias para que el cielo abra el fondo nombrando la emergencia o situándola en esa zaga que es interior, resonancia…viviendo como vivimos en un albergue de alter egos con la carencia de lo extraño, de la dinámica poética que tiene el rechazo al espectáculo ciego, ese que se derrama en alaridos y destellos balanceándose inerte en la entrada de/ no decir/ no sea que caiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...y la medida será tan distinta tanto si se representa en un ordenador/aparato tecnológico cualquiera como si se representa 'escrita a mano', y es que no hay nada como el tacto para poder medir cualquier borde, camino o cuenco, esos que nombras....
      ya tú sabes, la manzana, tu perspectiva, la mía...;))
      No hilo muy fino últimamente, you know, falta de sueño y blablablá, pero agradezco enormemente la visita, y la brisa y los destellos.......
      abrazo

      Eliminar
  2. Si hay cielo que se sostenga, todo debería de tener otra realidad...

    muy bueno...

    te espero en mi blog...

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercy beaucoup, sh6y.

      Dices tanto como el cielo en tan poquito, ciertamente...'si hay cielo que se sostenga, todo debería tener otra realidad'...me gusta, mmucho!

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Ser un tanto en el borde para saltar a lo otro. La piel puede ser la membrana que nos protege, pero también puede ser caricia y arrimo. ¿Se puede escoger? Optar por ser esa herida que se abre....¿No es eso lo que buscamos a través del lenguaje? Alguien dice y ya nada se sostiene....Abrazo querida. Y gracias por el maravilloso sábado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Verita, que muchos sábados maravillosos nos esperen, como pequeños saltos o 'aguanta-la-respiración-nena' en el borde de las pieles / las noches...

      Ufff, qué gran sacudida en la vida cuando 'alguien dice y ya nada se sostiene'...pero aún así, por favor, que vengan a sacudirnos!!

      Abrazo enorme y bicos, bicos, bicos, moitos!!

      Eliminar

viajeros que han cogido el tren.......