martes, 19 de marzo de 2013

El óxido, la ruina. Estación para después de la lluvia. (Regresos. 1)




foto de Revisora



                  hay ciertos lugares, personas

                  a los que sólo se debe acudir
                  por la mañana
                  cuando nada tiembla y todo
                  es limpio

                         (después de la lluvia)

                 allí, donde se descansa de las alas / la luz
                 y de la noche se respira
                 el instante lejano
                 de la velocidad última del vértigo
                 de la sombra, vidrio estallado
                 
allí, por la mañana
                 con el óxido todavía húmedo
                 pero sin mostrar aún
                 el fantasma tierno de la infancia

                 en ese lugar, el ritmo frenético
                 necesita siempre, en algún momento,
                 de la quietud, la ruina
                 para comprender el camino
                 la dirección seguida
                 y poder así recomponer
                 el olor del sol, una vez más
                 con la arqueología serena que proporcionan
                 los huesos tiernos del recuerdo 
                 de la infancia
                 la arcilla
                               (después de la lluvia)

                 habría a cada momento que
                 reinventar la vida
                 sobre la marcha
                 entender
                 quiénes somos
                 únicamente al final del viaje
                 el rastro dejado, la mínima falange
                 lo que muere
                 y lo que perdura
 el óxido
                 y el fantasma de los huesos 

 de la tierna infancia
                               (después de la lluvia)