martes, 19 de marzo de 2013

El óxido, la ruina. Estación para después de la lluvia. (Regresos. 1)




foto de Revisora



                  hay ciertos lugares, personas

                  a los que sólo se debe acudir
                  por la mañana
                  cuando nada tiembla y todo
                  es limpio

                         (después de la lluvia)

                 allí, donde se descansa de las alas / la luz
                 y de la noche se respira
                 el instante lejano
                 de la velocidad última del vértigo
                 de la sombra, vidrio estallado
                 
allí, por la mañana
                 con el óxido todavía húmedo
                 pero sin mostrar aún
                 el fantasma tierno de la infancia

                 en ese lugar, el ritmo frenético
                 necesita siempre, en algún momento,
                 de la quietud, la ruina
                 para comprender el camino
                 la dirección seguida
                 y poder así recomponer
                 el olor del sol, una vez más
                 con la arqueología serena que proporcionan
                 los huesos tiernos del recuerdo 
                 de la infancia
                 la arcilla
                               (después de la lluvia)

                 habría a cada momento que
                 reinventar la vida
                 sobre la marcha
                 entender
                 quiénes somos
                 únicamente al final del viaje
                 el rastro dejado, la mínima falange
                 lo que muere
                 y lo que perdura
 el óxido
                 y el fantasma de los huesos 

 de la tierna infancia
                               (después de la lluvia)
 

8 comentarios:

  1. Es verdad, hay algo de infancia en la mañana, una retención de ingenuidad. Después, los minutos, el óxido, todo se corrompe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'Después de la ingenuidad, los minutos, el óxido...' Me gusta este nueva ramita que le salió al poema ;))
      Gracias, Darío, por venir y por dejar tan frescos brotes.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Esto es una maravilla, Maquinista. De esos poemas que me recomponen porque precisamente me dejan en ruinas.Este poema es la transparencia de la fría mañana, cuando como niños el mundo parece sólo una extensión de uno mismo, igual que cuando lo descubrimos por primera vez..Beso beso, estoy impaciente ya con la próxima visita. Tendremos lista la cantina cuando arribe el tren...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada como una buena ruina para renacer. Entre los escombros parace que el sol brilla más limpio y el aire frío se vuelve acogedor.
      No sé si es el mundo que parece una extensión de uno mismo, o si que se nos mete dentro, como finas ramas de árboles y raíces que se entrelazan por dentro de nuestros diminutos cuerpos/pupilas, pero en cualquier caso, la sensación es fabulosa.
      Síiii, pronto pronto ahí en la villa, presiento vacaciones sorprendentes, llenas de fantásticas charlas, encuentros y, cómo no, exquisitos vinos, jeje.
      Bicachuss!

      Eliminar
  3. Precioso viaje a la infancia, andar hacia atrás para descubrir el camino que se ha andado. Me han recordado tus versos a los de Pizarnik:

    Recuerdo mi niñez
    cuando yo era una anciana
    Las flores morían en mis manos
    porque la danza salvaje de la alegría
    les destruía el corazón.
    Recuerdo las negras mañanas de sol
    cuando era niña
    es decir ayer
    es decir hace siglos.

    Besos maquinista, que el óxido embellezca la vida pero no atasque sus bisagras y mecanismos. Por cierto, preciosa la foto. Nostalgia capturada.

    ResponderEliminar
  4. Hermosa Alejandra, siempre, quizás ella también sea óxido y ruina de los que perduran por siempre...

    Cierto, el óxido para embellecer, pero por favor que no atasque y entorpezca el camino, que sea sólo compañía, adorno ;))

    Esta foto es fruto de una tarde maravillosa con Dani y Raquel, de esas que añaden nueva madera a la hoguera, para continuar con más fuerza. Me alegro mucho de que te guste!

    Besos Aka, y muchas gracias por venir, tu presencia siempre alegra este tren (abrazos de Muchacho, que últimamente anda un poco 'enfurruñado' conmigo por no mover mucho el tren...a ver si le doy brío ;))

    ResponderEliminar
  5. Me guardo los primeros versos:

    hay ciertos lugares, personas


    a los que sólo se debe acudir
    por la mañana
    cuando nada tiembla y todo
    es limpio

    Para mí. Porque aquí es de mañana y todavía nada tiembla y todo está limpio...

    ResponderEliminar
  6. gracias Leo, por venir, y llevar, y esparcir...

    Abrazo

    ResponderEliminar

viajeros que han cogido el tren.......