viernes, 8 de noviembre de 2013

Llenarse la garganta de pájaros, las manos de árboles. (Despedacito de río)

by Elsa Mora

Últimamente me roban el corazón cosas pequeñas, muy pequeñas, pero brillantes como una luz al otro lado del bosque. Supongo que son las cosas del amor, el de verdad, el que no depende de nadie más que de uno mismo y de lo que quiera encontrar en la vida, y ahí andamos, recuperando el río, las risas, la música, los pájaros y los vientos........... 


Estas chicas y su despedacito de río son una de ellas, así que hacemos un alto en el camino para llenarnos la garganta de pájaros y las manos de árboles en flor para tornar este desapacible otoño en un lugar mejor donde acunarnos y cantar.




10 comentarios:

  1. Le damos tanta prioridad al amor de pareja que nos olvidamos de que el amor es una cuestión de piel con la vida y así lo privamos(y nos privamos) de su completa dimensión. Me has recordado que tengo que recuperar la porosidad, reivindicarla para mí misma....Gracias amiga mía por la delicadeza que transita siempre por estos vagones. Es una delicia acompañarte. Bicos, bicachus e bolboretas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Vera, el amor no puede quedarse en un hilo que nos ate de frente a otro ser humano, ha de ser un 'algo más' o no será, al menos no completo. Y siempre empieza por la propia piel, el abrir bien los poros y dejar que poco a poco se filtre lo sutil, que quizás en el fondo sea lo que más nos llene.
      Gracias a ti por esa mirada hermosa con que siempre te acercas, tus palabras-bálsamo y la sonrisa ;))
      Bicos e bicachus para ti tamén, e paxaros que acompañen ás bolboretas!

      Eliminar
  2. En la textura de las pequeñas cosas está la vida. Imposible no rendirse a la evidencia de la belleza. Me llegan estas chicas, por una cuestión maravillosamente ideológica. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocas acciones nos pueden hacer tanto bien como rendirnos a lo pequeño, acariciarlo y observar cómo nos crece y brilla dentro.
      Estas chicas son maravillosas, y este tema, con el mar de fondo, la luz, es un refugio en sí mismo.
      Abrazo, Darío, y gracias por venir ;))

      Eliminar
  3. …….en verdad son pocas las personas capaces de enfrentarse a lo pequeño, a esas cosas mínimas que en verdad nos hacen inmortales. Son sino sedimentos que hacen sede en uno. Habilitan el infinito que no se logra con las palabras, ni con los contratos conyugales…/ en verdad deseo que los despedacitos a tu alcance propicien el mejor de los vuelos posibles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la potencia del universo está contenida en el átomo más minúsculo, mientras que lo inmenso simplemente ciega y aplasta. Y supongo que sí, estamos hechos también de los sedimentos que la vida y los que nos acompañan nos van dejando, es cuestión de esforzarse por encontrar las pepitas de oro entre todo lo arrastrado.
      Gracias por tus buenos deseos, dani, en eso andamos, y cada día un poquito más alto.. Te deseo a ti también un vuelo hermoso..

      Eliminar
  4. El amor es muchas cosas que, a veces, pueden conjugarse a la perfección para completar la bondad de aquello que llaman felicidad.
    Y creo que sí, que cuando podemos asumirla (de la forma que sea), somos capaces de detenernos y percibir las pequeñas partes (no la suma) del engranaje que hace andar la vida.
    Festejo esa posibilidad, esa capacidad. Festejo que exista el abrazo (jajajaja, hoy estoy abrazador) que nos una, sin mayores ni menores intenciones que la de sentirse a la par.
    Un beso, maquinista (o un abrazo, jajaja).

    ResponderEliminar
  5. A veces lo difícil no es la felicidad, sino eso mismo, asumirla. Acogerla en el regazo y aceptarla, mirándola de frente y en sonrisa, en lugar de arrinconarla como si fuera un animalito demandante al que nos da pereza alimentar y divertir...
    Por suerte, a veces también podemos disfrutar del camino, observar cada rinconcito del viaje, con placer y deleite, sin ansiedad ni perspicacia. No hace falta entender todo de la vida para disfrutarla, y está bien así.
    Gracias Leo por venir a festejar a este vagón, y sobre todo por venir a abrazar, jajaja, eso siempre es fabuloso y muy de agradecer.

    Besos, abrazos y -por qué no?- una copa del vagón restaurante, que el festejo abrazador bien lo merece ;))

    ResponderEliminar
  6. Y con todo ese amor que desbordas, en tu mirada, en el tono de tu voz, en tus gestos... :)
    A veces me encuentro repitiendo la palabra "amor" dentro mío, como si algo fuera a desbordar, como esa felicidad que no se explica e ilumina.
    Últimamente me apunto más a esa felicidad o a ese sentimiento de regocijo que no necesariamente necesita de otro. Y lo cierto es que me dá tanta satisfacción, dentro mío, algo lo reconoce y lo acuna.


    Besos, abrazos y brindis!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay pero qué linda eres Andreaa!!!
      La verdad fue la nuestra, la de las tres, una estupenda conjunción de amor, y además del bueno. Es maravilloso rendirse a la pronunciación interna del 'amor', igual que cuando uno no se encuentra del todo bien y decide luchar y poner una sonrisa, conscientemente, en la cara, a sabiendas de que a partir de ahí todo mejorará.
      Estoy convencida de que en cuanto dejamos de necesitar al otro para sentir esa felicidad que nombras, ahí es cuando todo de repente sí se pone a brillar, y todo confabula para darnos alegría y cobijo. Y así espero que estés, lleniiita de alegría, que además atrae a la suerte y...quién sabe?... a lo mejor nos toca la lotería y nos volvemos a encontrar prontito, para que ese brindis se materialice (por lo pronto, este viernes me tomo una de godello bien fresquito a tu salud ;))

      Mil bicachuss transoceánicos, hermosa!!!

      Eliminar

viajeros que han cogido el tren.......