jueves, 14 de noviembre de 2013

Pequeño divertimento (inútil) en 4 zanjas. Averías varias.......

kanjis





La mujer cavó cuatro zanjas bajo la lluvia.
Puso en la tarea todo su empeño, sin advertir que a lo lejos, en la zona de la finca que quedaba emplazada al norte, dos hombres discutían con gran energía por una dama. Los tres estaban de lado, por lo que, cuando por fin notó su presencia, sólo pudo ver sus perfiles. Enseguida advirtió que no era una discusión cualquiera; ni siquiera era por aquella otra mujer en sí, como creyó en un primer momento, sino que estaban discutiendo sobre cómo poseer su espíritu.
La mujer, sin dejar de observarlos en la distancia, continuó cavando y, sin saber muy bien cómo acabarían allí, sintió de pronto que esas zanjas eran para acoger los cuerpos de todos ellos, los cuatro: la mujer por la que discutían los dos individuos; estos dos hombres, que con sus improperios y golpes desprendían electricidad pura-; y ella misma, la triste mujer que, sin saber por qué, a altas horas de la madrugada, bajo la lluvia, cavaba cuatro zanjas…



 Kruder and Dorfmeister





10 comentarios:

  1. Acontecimientos que se van ensamblando y, nosotros, cada uno con la pieza que nos corresponde ignoramos las dimensiones, características y complejidad de la obra conjugada. Raras veces nos vislumbramos como parte de ese engranaje. Y entonces es el vértigo ante ese gesto que antes tenía la apariencia de inúti. Como este breve que es además un ejercicio de combinatoria, bastaría que se cambiara el orden de alguna de las piezas para que el resultado cambie. Por lo general, en la vida el orden de los factores sí altera el producto. Y entonces una piensa que no hay actos intrascendentes, o quizás realmente no existen actos más trascendentes que otros.....Ya ves, me hiciste divagar....Bicachus rapariga de ollos oceánicos!

    ResponderEliminar
  2. Y bendita divagación la tuya, siempre ;))
    A mí me resulta difícil saber de la importancia de casi todo hasta que ya ha pasado y puedo verlo como parte del conjunto. Sólo cuando pongo todo mi cuidado en el gesto y la intención soy consciente de lo que puede llegar a ser -que ni siquiera de lo que acabará siendo. E incluso también me sucede desde pequeña que muchas veces sé qué habría que hacer o decir, pero precisamente por eso, porque es lo que se espera de mí, sencillamente me callo o me quedo quieta...
    El texto salió solito al encontrar la imagen. De repente fue la primera frase, la mujer cavó cuatro zanjas bajo la lluvia, y de repente también ahí estaba ella, en mi cabeza, fabricándose a sí misma como recuerdo, de hecho casi puedo oler la tierra. Es una tontería de juego, esta escritura, pero creo que esas zanjas me quieren decir algo...quién sabe, a lo mejor tiene más trascendencia de lo que creo ;))

    Y me pasa lo mismo que a ti, ya no sé si no existe nada intrascendente, que todo tiene una importancia y un peso vital, o que todo lo es y poco importa lo que hagamos o dejemos de hacer, nosotros, pequeños insectos mortales flotando en esta inmensidad...y supongo que sólo lo sabremos en el último instante, y quizás moriremos con esa sonrisa de los que vivieron bien y al final entendieron, a mí no me importaría ;))

    Bicachuss a moreíssimas, fermosura alegría eléctrica!!

    ResponderEliminar
  3. Me gustó el texto. Sin duda que todo se entrelaza y todo acto tiene su consecuencia aunque no siempre estemos en el detalle o seamos conscientes de cada gesto, pensamiento,etc.. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Quizás eso sea lo más difícil, la consciencia en el gesto y en la acción, tantas veces guiados por la inercia...aunque al final se imponen las consecuencias, sepamos o no de dónde vienen...

    Otro beso para ti ;))

    ResponderEliminar
  5. Unos quieren tu cuerpo otros quieren tu espíritu. Pero todos quieren poseer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me decía hace poco una amiga que todo lo centramos siempre en el 'tengo' 'no tengo', incluso cuando queremos hablar de cosas espirituales, y es ese modelo de pensamiento el que precisamente nos impide darnos cuenta de que no es una cuestión de 'tener' sino de 'aceptar'...
      Así pues, acepto de buen grado, como siempre, este comentario suyo ;))

      Abrazo!

      Eliminar
  6. Se me vino a la cabeza la mariposa de Chuang Tzu....
    Un placer, muchacha.
    Besos.

    PD: Me matan sus expresiones de cariño (Vera y maquinista)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que a uno se le vengan mariposas a la cabeza eso es que va a tener suerte, porque ya criaron en ella y ahí van a andar, aleteando y llenando todo de sus brillos y olores a especias...

      Es que el cariño es lo que tiene, no puede aguantarse, tiene que expresarse sí o sí, jeje (y por aquí incluso suena más a cariño, porque se dice en gallego y es todavía más amoroso si cabe ;))

      Biquiños, raparigo! (=muchacho)

      Eliminar
  7. Hola, Maquinista: Caí aquí a través de Leo,( y menos mal que no en una de las zanjas).
    Me pareció lleno de sugerencias, como para recorrerlo ida y vuelta varias veces, y todas salir con algo nuevo. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Bienvenida, Lidia (y muy bien encaminada también, si has venido por las vías de Leo) Sí, mejor no caer en una de esas zanjas, que parece que no se sale de ellas, jaja.
    Siéntete en casa y recorre estos vagones tantas veces como quieras, nosotros muy agradecidos de que lo hagas ;))
    Abrazo!

    ResponderEliminar

viajeros que han cogido el tren.......