jueves, 5 de diciembre de 2013

Cosas que podrían ser tú. La luz, el pájaro o el pez. (Todo. 17)



Fish sculpture - Luann Udell




Hoy me levanté pensando que

todo podrías ser tú.



Un campo de maíz, una luz

del sol y por dentro

la claridad y el imperceptible alud

de savia; el calor y la angustia

de las cosas al crecer: la victoria

de ser tú contra la noche; el ruido y

el desdén; un pájaro que picotea

tu costado; un movimiento al ritmo

convulso del hambre y aún así

con la suave dulzura

del recolector de corazón.



Podrías ser todo lo tierno y hermoso, pero

también el pez que boquea, o

la mesa que tiembla

bajo su escama única,

el manto, aquello que abriga

y también aquello que asfixia.



O la mano que se posa sobre él,

apura la muerte y acompaña

con la conciencia templada,

tan roja como el último aliento

del pez que boquea

sobre la mesa. O sólo

ese punto extraño

en lo más profundo y lejano

de su última mirada. No lo olvides



ese pez que boquea

sobre la mesa, bajo esa luz

también



podrías ser tú. O simplemente

esa luz, o el pájaro



o el dulce trino del próximo corazón.





Ben Howard, un 'peixe' que se mueve como quiere....

2 comentarios:

  1. Leo el poema.
    Leo el poema.
    Leo el poema.
    Si el mar es cielo patas arriba, creo que los pájaros y los peces tienen mucho en común.
    También supongo, siempre que los peces nos andan por el costado del cuerpo, por debajo de los brazos. Y que ese andar es una remembranza de cuando salimos del mar, hace millones de años. Pero claro, ese es un delirio mío.
    Sigo pensando en la intertextualidad de la literatura, Sus. Mirá esto: http://vientonorte-leomercado.blogspot.com.ar/2011/12/24.html
    Un beso Grande.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta esa idea de los peces nadándonos el costado para que no olvidemos jamás el mar. Yo sin duda soy animal acuático, aunque anhele la condición de pájaro...
    Hermoso el poema, y ese extrañar lo suculento del verde... Y ahora le doy otra tuerca al 'intertexto' y le cuento que uno de los poemarios que tengo a medias se llama 'A veces los pájaros'm, qué cosas...
    Me decía el otro día una amiga que cuanto más leemos y escribimos más nos acercamos a lecturas y personas que escriben y piensan sobre las mismas cosas que nosotros. Que nuestros 'huecos, pájaros, ruinas, etc', se multiplican y se reconocen entre ellos, para que podamos conocer a esa gente capaz de comprendernos. Me pareció hermosa su reflexión, y me gusta pensar en esta trenza de anhelos y vocablos así...
    bicos también Grandes ;))

    ResponderEliminar

viajeros que han cogido el tren.......