viernes, 13 de diciembre de 2013

La arcilla o de cuando en la ciudad se nos olvidó la luz. (Atrás. 2)



Martial artist breaking clay pot - from the web



en el corazón de arcilla la realidad última sólo permitirá a la memoria lo mejor de cada cosa, contemplar el propio reflejo como se contempla un charco y saltar sobre él, hacerlo añicos, para que se desprendan con fuerza las burbujas oxidadas de la hojalata antigua, la que estaba hecha de caer de rodillas sobre el mundo
                                                          
                               -o lo otro, era la vida

y para recomponernos habremos de coger la antorcha, bajar al vientre, allí donde se crece el aleteo del pájaro repentino que desconoce la rabia, el temor, y sube fresco a su rama nueva, ésa que cubre las hambres y el ayer,

                                                                               -allá, donde el barro primero nos hacía también
                                                                                              vivos, y sin embargo quietos

 cuando en la ciudad, sin saber cómo, se nos olvidó la luz

                                               -para el regreso, poco más hace falta que una mano,
                                                           un camino, una sed




2 comentarios:

  1. Por alguna razón que ignoro, tiendo a metaforizar "la sed" con la excusa, acaso con alguna posibilidad; con algo que hay que saciar, pero con urgencia.
    Y aunque usted la menciona sólo en una oportunidad, pareciera invadir tácitamente su texto todo.
    Curioso es, que el texto comience con la arcilla y culmine con la sed, expresamente. La arcilla es agua (como constitutivo) y la sed ausencia de.
    Uyyyyyyy... Me voyyyy, jajajaja, antes de que sea tarde (para los pobres e inocentes lectores).
    Un abrazo, Sus (como con sed).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había hecho esa asociación entre arcilla-agua y sed-ausenciade, al menos no conscientemente, pero la idea en realidad era ésa: necesidad de volver a la forma primera pero de un modo nuevo, después de recorrer el camino dado, y con la sed del que quiere que esta vez todo vaya mejor y no se le olvide en ningún momento la luz.

      (PD: por los lectores no se preocupe, que ni son tantos ni tampoco se van a cansar de leerle, eso seguro ;))

      Abrazos, Leo, y un par de tragos, a la salud de la sed y la luz!

      Eliminar

viajeros que han cogido el tren.......