martes, 22 de julio de 2014

De círculos de sal y la flotabilidad de los cuerpos. Antaño. O no. (-tanto)






by Motoi Yamamoto




comenzar el trazo en la nieve

es como ir
hacia la superficie y
flotar

seguir la línea con un dedo
y con paciencia
esperar

el agua pura es tóxica
al estómago humano
debe llegar
mezclada con azúcar
o sal

en la nieve, la sal 
para cercar
encontrar el camino, desandar
y en el parque
recordar dónde había nacido, o quizás
dónde estuvo el fuego
antes de todo el frío

el primer chasquido, al azar,
sucede con lo desconocido y
una espina roma, suave y dulce,
comer desnudos y después un cigarrillo,
                       
                        ser objetos para un rato de ocio

más tarde, en la costumbre de la nieve
dejar nacer ‘las otras cosas’, el rumor
un trozo de tela enmarañada
a modo de belleza expuesta
descansando de las alas, la luz
de la luna sobre un punto, creando
así ese punto. La luna.
Y nada más. Si acaso

la nieve, la huella
o la duda
o la verdad

como un círculo salino
rodeando

nuestras cabezas bajo el mar.