jueves, 12 de enero de 2017

El eco antiguo viene de Grecia y permanece en la Torre de la Canción



Grecia ha sido desde siempre (y es y será) una silla, un descanso. 
Pocas cosas me quedaron tan claras como ésta en mi visita de hace un año. 
Sentí la brisa y la conversación profunda en cada rincón, incluso en cada silla abandonada que me salía al paso en los lugares más insospechados. O quizás fuera al revés. Los lugares en los que no esperas encontrar una silla es precisamente donde más falta hace, y eso lo saben desde hace siglos los griegos, y por eso siempre había una allí.

Disfruté en Atenas, en Corfu, en Meteora, en Paleokastritsa,..., de una gran paz, de hermosas conversaciones, de lo sanador del mar. 

E inicié una reconversión a gran escala que espero no tenga vuelta atrás. Parte de ella es dejar salir a la superficie mi profundo deseo de cantar para mis amigos y amigas, a pesar de la vergüenza terrible que siempre me ha dado.

En este vídeo están gran parte de las fotos que hice (nunca hago demasiadas, me gusta más vivir y mirar) y un par de las que hizo mi amiga María, inmejorable acompañante. Hay además unas cuantas de estas latitudes atlánticas, y alguna de interior, pero quién podría elegir un lugar como el mejor... Todos tienen su magia, y a todos voy siempre con gran ilusión.


Y sí, también mi voz, mi aliento y la hermosa Tower of Song de Leonard Cohen, ser maravilloso al que amaré por siempre, quizás tanto como él amaba a Grecia. 



Tower of song, Leonard Cohen (humilde versión de Revisora)




Espero me perdonen la licencia, pero me apetecía compartirlo, quién sabe si se volverá a repetir ;)









...and all the bridges are burning that we might have crossed
but I feel so close to everything we lost,
we'll never, we'll never have to lose it again...



4 comentarios:

  1. No me puedo coincidir más contigo en cuanto a la sensación de descanso de Grecia, tierra de sillas y vino blanco a la sombra de una parra o un olivo. Desde que vivo en el norte dicha sensación la he extendido a todo el mediterráneo, en Turquía con sus taburetes y vasitos de té, en Italia los bancos de piedra, en la costa de España las terrazas, las pequeñas plazas que se esconden entre callejones, en Chipre, se combinan Grecia y Turquía, sin mezclarse lamentablemente, en Croacia los asientos de caliza, en Montenegro, en Bosnia sus cafés, viniendo del norte, todos estos lugares invitan al reposo, a descansar y arrastrarse por el temperado clima y las costumbres locales, tan distintas y tan iguales. Me alegra que frente a sus aguas descubrieras, o decidieras, que había llegado el momento de compartir el canto con alguien más que contigo. Seguro que tus amigas te lo agradecen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si saqué unas 30 fotos, puedo decir sin exagerar que la mitad fueron de sillas, taburetes, asientos...en definitiva, descansos. Y la verdad es que eso hice allí, descansar y respirar. Estuvimos a punto de ir a Croacia, pero la economía nos llevó a las islas griegas. Espero ir a la otra pronto, y también a todos los lugares que mencionas. Me alegro mucho por ti por haberlos conocido todos y descansado allí donde has estado ;) Por suerte tengo el tesoro de la amistad a buen recaudo, y me quieran cante o no, aunque sí, les está empezando a gustar que lo comparta (y yo me dejo querer ;)
      Abrazo grande, Aka.

      Eliminar
  2. Joer la Su como canta. Y yo sin saberlo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves tú. Y así, por un echarme flores, súmalo a lo bien que cocino y llámame diamante...en bruto jijijiji.
      Gracias Jose por venir ;)

      Eliminar

viajeros que han cogido el tren.......